La capacidad de gestión local de APS depende de la capacidad de gestión municipal global. Muchas veces la gestión se delega en departamentos, oficinas o corporaciones municipales que son quienes manejan la APS. Sin embargo, los requisitos de funciones y responsabilidades de los alcaldes no exigen que para ejercer ese cargo, dichas autoridades tengan que poseer la debida capacidad, experiencia y competencias que son necesarias para administrar un tema tan amplio y complejo y de tanta responsabilidad. Incluso existen municipios con población superior al medio millón de residentes. Aunque los alcaldes deleguen funciones de administración a oficinas y entidades internas y externas, la gestión recae finalmente bajo su directa responsabilidad, con el apoyo de su equipo técnico-administrativo. 


 La actual administración municipal de salud se instauró a partir de 1981, con grupos crecientes de centros de nivel primario de atención (de atención primaria de salud), hasta alcanzar actualmente a 90,5% de los centros del Sistema Nacional de Servicios de salud (SNSS). La experiencia ha sido disímil entre los diversos centros y comunas, tanto a nivel individual como en la integración de redes asistenciales de los Servicios de Salud. 

La administración municipal de salud ha permitido el desarrollo de un activo y complejo sistema técnico-administrativo de gestión de APS. Ello incluye un dinámico manejo de financiamiento, presupuesto municipal y otros recursos, gestión del personal (contratos locales), desempeño asistencial, técnico y administrativo y manejo de un sistema de información y reportes e interacción con otros niveles. Además del sector salud, la compleja gestión municipal también abarca la administración en educación y otras múltiples funciones, destacando de tipo intersectorial de desarrollo comunal, y el trabajo con participación de la comunidad.

 La capacidad de gestión local de APS depende de la capacidad de gestión municipal global. Muchas veces la gestión se delega en departamentos, oficinas o corporaciones municipales que son quienes manejan la APS. Sin embargo, los requisitos de funciones y responsabilidades de los alcaldes no exigen que para ejercer ese cargo, dichas autoridades tengan que poseer la debida capacidad, experiencia y competencias que son necesarias para administrar un tema tan amplio y complejo y de tanta responsabilidad. Incluso existen municipios con población superior al medio millón de residentes. Aunque los alcaldes deleguen funciones de administración a oficinas y entidades internas y externas, la gestión recae finalmente bajo su directa responsabilidad, con el apoyo de su equipo técnico-administrativo.

 Es importante que los alcaldes (o sus equipos a cargo de administrar la salud municipal) puedan monitorear y evaluar el cumplimiento de objetivos originales planteados en la administración municipal de salud (1981), velando al máximo posible, que ellos se puedan cumplir:

1. Descentralizar al máximo la ejecución de las acciones de salud, llevándolas al nivel comunal o local. Con ello se plantea facilitar una administración descentralizada que atienda las características y diversidades de cada comuna.

2. Mejorar el control y fiscalización de los establecimientos muy alejados de las jefaturas de las Direcciones de los Servicios de Salud. Con ello se buscaba entre oros, flexibilizar la gestión del recurso humano.

3. Adecuar los programas de salud a las necesidades sentidas de la población.

4. Permitir la canalización de fondos municipales para la operación de los establecimientos y mejorar su infraestructura. Ello incluía movilizar recursos municipales.

5. Hacer posible una mayor participación comunitaria en salud, en la base social.

6. Permitir una mayor integración intersectorial, en especial con los sectores más importantes para salud como son educación, vivienda, trabajo, saneamiento ambiental, etc. 

 Respectos a las ventajas esperadas en la administración municipal de salud, es importante monitorear las siguientes ventajas esperadas, respecto a que:

 

•       La descentralización sanitaria en el gobiernos locales ha sido efectiva y positiva, respecto a una gestión centralizada;

•       La gestión local de recursos y desempeño es adecuada en calidad y resultados;

•       El personal adquiere experiencia en APS y conoce población local;

•       La atención sanitaria local responde cabalmente a las necesidades de salud de la población;

•       El municipio es eficiente en la gestión financiera;

•       Hay efectividad en manejo de personal dependiente local;

•       Hay adecuada y efectiva participación comunitaria en salud;

•       Hay una activa y suficiente promoción y prevención local de salud; y

•       Hay mayor integración intersectorial en torno a salud y desarrollo.

La gestión municipal requiere monitorear y adoptan eventuales medidas que contribuyan a evitar o resolver las desventajas que pueden aparecer en la administración municipal de salud, respecto a que:

 

•       El nivel de asignación y distribución de recursos (especialmente financiero) recibidos tiene a resultar insuficiente e inequitativo, no respondiendo a requerimientos locales de atención;

•       Se produce fragmentación e inequidad asistencial entre centros y comunas;

•       El gobierno local (alcalde y equipos directivos municipales) y personal calificado (especialmente médicos) tienen gran recambio y puede haber recurso bastante limitado respecto a lo requerido;

•       Tiende a haber baja integración con la red asistencial;

•       Puede haber limitado dinamismo en la gestión gestión financiera y negociación con Servicios (especialmente cuando falta recurso esencial);

•       Los municipios pobres quedan en desventaja (se mantiene inequidad);

•       Los recursos y cultura no permiten participación comunitaria efectiva;

•       Los recursos llevan a priorizar lo curativo y urgencia;

•       No se logra a cabalidad, la necesaria integración intersectorial local (salud y desarrollo); y

•       El crítico nivel de recurso, especialmente financiero y de personal, no logra ser resuelto adecuadamente para permitir que el nivel asistencial local pueda responder en forma suficiente, a todas las necesidades y programas de salud que corresponde realizar en cada comuna específica.

 

 Es importante contribuir a la información, educación y control social de la ciudadanía sobre la gestión y acción en la APS bajo administración municipal y su contexto, especialmente sobre el SNSS y sus fuentes de recursos y apoyo al desempeño, que a su vez depende del rol del Estado (principalmente gobierno y parlamento). Ello contribuye a asegurar transparencia y a que la APS y el SNNS estén centrados en responder a los intereses, derechos y necesidades de la ciudadanía.

 La función del alcalde es crucial como máximo oficial ejecutivo de empresas de facto y centros productivos locales que tienen alta complejidad de administración, ejecución diaria de tareas normativas y programáticas, y de la necesidad lo lograr resultados de acuerdo a las necesidades de la población. Por ello, la buena práctica del rol de alcalde en la administración de salud se puede orientar por las normas técnicas y administrativas de programas y acciones de salud, sí como protocolos de funciones específicas,  de la gestión local de recursos y desempeño, y del cumplimiento de objetivos propuestos para la atención primaria en general y de la administración municipal en particular.

Additional information