Los sectores que más contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero son la generación eléctrica, el transporte, la industria manufacturera, construcción y minas, asociados al alto consumo de energéticos fósiles.

Chile es altamente vulnerable a sufrir las consecuencias del cambio climático, por las características de sus zonas costeras bajas, zonas áridas y semiáridas, áreas susceptibles a la deforestación o erosión, a los desastres naturales, a la sequía y la desertificación, áreas urbanas altamente contaminadas y ecosistemas frágiles.  Las temperaturas han sufrido cambios significativos, entre 1901 y 2005, con calentamiento de 0,2º a 1,1° C en algunas zonas y enfriamiento en otras.  Entre 2000 y 2009, las precipitaciones han disminuido (con períodos de disminución y aumento).  Se esperan reducciones de caudal en algunos ríos.  Chile tiene una de las mayores y más diversas reservas de glaciares a nivel mundial, pero la mayoría de estos glaciares tiene tendencia generalizada de pérdida de masa. (3)

En 2008, el Gobierno aprobó el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, para el periodo 2008-2012, y en 2010, Chile asumió compromisos de reducción de gases de efecto invernadero de 20% respecto a sus emisiones de referencia proyectadas para el período 2007-2020, mediante Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación (NAMAs por sus siglas en ingles).

Additional information