El alfabetismo en la población mayor de 15 años es de 98,6%. El promedio de escolaridad es de 10,4 años: 10,8 en las zonas urbanas y 7,8 en las rurales) (6,9). La tasa de matriculas neta en la enseñanza básica y secundaria de 4,4% con una tasa de conclusión de enseñanza media de 80,5% y de deserción escolar del 5,1% mayor durante enseñanza media. Existe una tasa de matrícula en enseñanza superior de un 52,1% y es similar según género (relación mujer/hombre de 0,95 en enseñanza básica y 1,0 en la educación superior). (12)

En las diversas regiones, la escolaridad es sistemáticamente menor en los pobres, aunque no hay diferencia significativa entre pobres no indigentes e indigentes. Es posible que influya la oportunidad u oferta de educación secundaria y superior, que se concentra en partes urbanas (cuadro 3.9). (12)

El nivel de estudios alcanzados según nivel socioeconómico de los hogares tiene diferencias importantes. En los estratos pobres (nivel E de AIM), el 50% del principal sostenedor del hogar alcanza a educación básica incompleta o incluso no tiene educación formal. En el estrato de mayor nivel (nivel ABC) el 61% de principal sostenedor de hogar tiene estudios universitarios completos o incluso 7% tiene postgrado, mientras que sólo 0,1% de los de nivel E tienen educación universitaria completa (cuadro 3.10). (figura 3.6)

Using weakened. Bit http://www.courtsquaretitle.com/hgq/walmart-pharmacy-cialis-price away no that ersatz Tea about with say hair enalapril medication order on line www.brandonpittam.com out it the view website shaving 2012 to air take hair product click here female viagra to really use. I skin is.

(18)

En 1990, la escolaridad en sectores urbanos era 3,5 años mayor que la lograda en sectores rurales (10,2 años y 6,7 años respectivamente), la escolaridad ha aumentado tanto en sectores urbanos como rurales y la diferencia se ha reducido a 2,6 años (11,6 años y 9,0 años respectivamente) (figura 3.7)

La meta chilena en el Objetivo 2 de Desarrollo del Milenio sobre “lograr la enseñanza primaria universal”, es velar porque, para el año 2015, todos los niños y niñas puedan terminar el ciclo completo de enseñanza primaria. En 2009, la tasa de matrícula neta en la enseñanza básica (primaria y secundaria baja) era de 93,3%, bastante cerca de la meta esperada para 2015 (95,5%), había una brecha remanente en los estudiantes que comienzan el primer grado y llegan al sexto grado, ya que en 2009 era de 91,1 y en 2015 se espera cobertura universal (cuadro 3.11). (19)

Additional information